Descubre cómo la endodoncia mecanizada puede salvar tus piezas dentales.

La pérdida de piezas dentales puede ser causada por una variedad de situaciones y enfermedades. Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • Caries dental: la caries dental es una enfermedad oral común causada por la acumulación de placa bacteriana en los dientes, lo que lleva a la destrucción del esmalte y, eventualmente, a la formación de cavidades. Si no se trata, la caries puede extenderse hasta la pulpa dental, lo que puede resultar en infección y eventual pérdida del diente.
  • Enfermedad periodontal: la enfermedad periodontal, también conocida como enfermedad de las encías, es una infección bacteriana crónica que afecta a las encías y las estructuras de soporte de los dientes. Si no se trata, puede causar la destrucción del tejido de soporte y, finalmente, la pérdida de los dientes.
  • Traumatismo dental: el traumatismo dental, resultado de accidentes o lesiones, puede provocar la pérdida de piezas dentales. Impactos directos en la boca, como caídas, golpes o accidentes deportivos, pueden dañar irreversiblemente los dientes, llevando a su fractura o desplazamiento, y en algunos casos, a la pérdida completa del diente afectado.
  • Maloclusión dental: caracterizada por una alineación incorrecta de los dientes y la mandíbula, puede ejercer presión desigual sobre los dientes, provocando su desgaste prematuro o desplazamiento. Con el tiempo, esto puede conducir a la pérdida de piezas dentales debido a la tensión indebida en la estructura dental.
  • Bruxismo: este es un hábito involuntario de rechinar y apretar los dientes, que puede resultar en el desgaste excesivo del esmalte dental. Esta presión constante puede debilitar los dientes y, en casos severos, causar su fractura o pérdida prematura debido al daño estructural irreversible.
  • Enfermedades sistémicas: algunas enfermedades sistémicas como la diabetes y la osteoporosis pueden aumentar el riesgo de pérdida dental. Estas condiciones afectan a la salud bucal y a la capacidad de cicatrización de las encías y el tejido óseo, lo que puede conducir a la pérdida de dientes debido a la debilidad de las estructuras de soporte.
  • Hábitos nocivos: el consumo de tabaco y el abuso de alcohol son hábitos nocivos que aumentan el riesgo de enfermedades periodontales. Estas condiciones debilitan las encías y el tejido óseo que sostienen los dientes, lo que eventualmente puede resultar en la pérdida de piezas dentales debido a la deterioración de las estructuras de soporte.

La importancia de la pulpa dental.

La pulpa dental es una parte vital de cada diente y desempeña varias funciones importantes:

  • Suministro de nutrientes: la pulpa dental contiene vasos sanguíneos y nervios que proporcionan nutrientes y oxígeno al diente, lo que lo mantiene saludable y vivo.
  • Sensibilidad: los nervios en la pulpa dental son responsables de la sensibilidad del diente. Estos nervios pueden percibir estímulos como cambios de temperatura, presión y dolor, lo que ayuda a proteger el diente de lesiones y enfermedades.
  • Formación y reparación: durante el desarrollo del diente, la pulpa dental es responsable de la formación del tejido dentario, incluido el esmalte, la dentina y la pulpa misma. Además, en caso de lesión o caries, la pulpa puede intentar reparar el daño produciendo dentina nueva.
  • Defensa contra infecciones: la pulpa dental puede desencadenar una respuesta inflamatoria cuando está expuesta a bacterias debido a caries profundas o lesiones. Esta inflamación es una respuesta defensiva destinada a limitar la propagación de la infección.

Dado su papel fundamental en la salud y función del diente, preservar la pulpa dental siempre que sea posible es importante para mantener la integridad y función del diente a largo plazo. Cuando la pulpa dental está severamente comprometida por caries profundas o lesiones, puede ser necesario realizar un tratamiento de conducto (endodoncia) para salvar el diente.

¿De qué trata la endodoncia mecanizada?

Como bien saben los profesionales de los Centros de Odontología Avanzada López Pintos, la endodoncia mecanizada es un procedimiento utilizado para tratar enfermedades de la pulpa dental, como la pulpitis irreversible o la necrosis pulpar, utilizando instrumentos rotatorios motorizados y sistemas avanzados de limpieza y conformación del conducto radicular.

El proceso de endodoncia mecanizada para salvar piezas dentales generalmente sigue estos pasos:

  1. Evaluación inicial: el dentista realizará una evaluación clínica y radiográfica para determinar la necesidad de tratamiento endodóntico. Esto implica verificar la presencia de dolor, sensibilidad, hinchazón o signos de infección en el diente.
  2. Anestesia: antes de comenzar el tratamiento, se administra anestesia local para adormecer el área y garantizar la comodidad del paciente durante el procedimiento.
  3. Aislamiento del diente: se coloca un dique de goma alrededor del diente para mantenerlo seco y protegido de la saliva y las bacterias durante el tratamiento.
  4. Acceso al conducto radicular: se realiza una apertura en la corona del diente para acceder al sistema de conductos radiculares, que contiene la pulpa dental infectada o inflamada.
  5. Limpieza y conformación del conducto: se utilizan limas y fresas rotativas motorizadas para limpiar y dar forma al sistema de conductos radiculares, eliminando el tejido pulpar enfermo, las bacterias y los residuos. Este paso es crucial para desinfectar el conducto y prepararlo para su posterior relleno.
  6. Irrigación: durante el proceso de limpieza y conformación, se utilizan soluciones de irrigación para enjuagar y desinfectar el sistema de conductos radiculares, eliminando los restos de tejido pulpar y las bacterias.
  7. Obturación del conducto: una vez que el conducto radicular está limpio y conformado, se rellena con un material biocompatible, como gutapercha (tipo de goma translúcida, sólida y flexible que se parece al caucho), para sellarlo y prevenir la reinfección. El acceso coronal se sella con un material restaurador adecuado.
  8. Restauración del diente: después de la endodoncia, se puede requerir una restauración dental adicional, como una corona o una incrustación, para restaurar la forma, la función y la apariencia del diente tratado.

Al finalizar el proceso de endodoncia mecanizada, el diente tratado debe estar libre de infección y dolor, y se espera que recupere su salud y funcionalidad, lo que permite salvar la pieza dental afectada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones