¿Qué es el yoga aéreo?

El yoga se remonta al siglo VI a.C en la India. Muchas personas apuestan por esta disciplina para desconectar de los problemas y mantener buena forma, tanto física como mentalmente.

Para practicar yoga no es necesario ser flexible, pero gracias a sus diferentes posturas descubrirás partes de tu cuerpo que ni sabías que existían.

Los expertos explican que es mejor iniciarse de una forma presencial, porque el profesor te podrá indicar más fácilmente las correcciones y evitarás lesionarte.

El instructor te va guiando para que realices de forma correcta las posturas, estiramientos y respiraciones. Varios estudios científicos han comprobado que el yoga provoca cambios en la expresión de genes que aumentan la inmunidad a nivel celular.

Con este deporte puedes dormir mejor, ya que los investigadores de Harvard comprobaron que ocho semanas de yoga al día mejora la calidad del sueño de las personas con insomnio.

Esta práctica no quema las mismas calorías que las pesas, los ejercicios de alta intensidad o el ‘running’, pero también ayuda a eliminar grasa y tonificar los músculos. Los expertos recomiendan el yoga para mantener el peso perdido.

El yoga alivia la mayoría de dolores ubicados en la zona del cuello, espalda o rodillas, entre otros. Esto lo saben bien los profesionales de Sport & Balance, ya que son expertos en la organización de torneos deportivos, actividades recreativas y actividades de salud y bienestar. Ellos explican que el yoga puede ayudar a reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo.

En la actualidad puedes realizar aeroyoga o yoga aéreo, que se practica suspendido en el aire con la ayuda de una tela o columpio sujeto al techo. Con las posturas puedes fomentar la creatividad y mejorar el tono muscular.

El diario El Mundo informa que «ya son muchos los famosos que se han animado a practicar aeroyoga, entre ellos Carmen Jordá, Carlos Latre, Tania Llasera, Blanca Marsillach, Ana Turpin, Dafne Fernández, Kira Miró o Verónica Blume».

“El aeroyoga potencia la creatividad, el desbloqueo y fomenta el desarrollo personal. Nos ayuda a evolucionar y crecer espiritualmente. Sientes como el cuerpo vuela y es una sensación maravillosa. Se la recomiendo a todo el mundo”, dice la experta Katia Muñoz Olmo.

Esta disciplina combina la práctica del yoga con movimientos acrobáticos. Tu cuerpo está sobre unas telas que forman un columpio.

“Se necesita algo de fuerza y de coordinación, pero el aeroyoga está diseñado para que lo pueda realizar cualquier persona, ya que se puede adaptar al estado físico y además tiene diferentes niveles, en los que vas avanzando poco a poco”, explica la instructora.

Los beneficios que tiene esta práctica para la salud son:

-Mejora la concentración.

-Reduce el estrés.

-Mejora la creatividad.

-Define la musculatura.

-Mejora la circulación y la flexibilidad.

-Ayuda a quemar calorías y a reducir el peso.

-Tonifica el abdomen.

-Elimina el dolor de espalda.

-Estira la columna y descomprime las vértebras.

-Ayuda a mejorar el sistema digestivo, gracias a los estiramientos y movimientos.

-Ayuda a disminuir la celulitis.

-Mejorar la resistencia porque es un trabajo cardiovascular.

-Fortalece los huesos y músculos. Con este deporte evitas la pérdida de masa ósea.

-Con esta disciplina también puedes mejorar tu estado de ánimo.

El yoga aéreo está recomendado para todo el mundo. Además, no es necesario estar colgado durante toda la clase, ya que se pueden ajustar las posturas.

Katia Muñoz explica cómo es una clase de aeroyoga. “Una vez regulada la altura de las telas, ya estaríamos listos para empezar la clase. Iniciaríamos con un calentamiento, después haríamos ejercicios de fuerza combinados con estiramientos, posturas invertidas, balanceos y volteretas. Se termina con unos ejercicios de relajación dentro de la tela en posición de hamaca”, añade.

La revista Mujer Hoy informa que «es importante comer antes de la clase. A la gente le preocupa hacerlo y ponerse boca abajo, pero es fundamental tener algo en el estómago, aunque sea un plátano, para evitar las náuseas. El mareo por movimiento ocurre a veces si estás en la hamaca demasiado tiempo. Llevar agua para la sesión y para después es otro consejo básico».

Debes saber que hay diferentes tipos de niveles y se puede adaptar al estado físico. A continuación, te explicamos que el aeroyoga tiene tres niveles de intensidad. Estos son:

Nivel 0: Este nivel es apto para todas las personas. Desde personas mayores a personas con alguna lesión y con problemas de huesos, mujeres embarazadas…

Nivel 1: En estas clases se realizan diferentes posturas en contacto con el suelo.

Nivel 2: Es el más exigente, ya que el cuerpo está en el aire la mayor parte de la clase.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones