Trucos para cuidar la cristalería de tu hogar

Cuando se compra una nueva vajilla en el hogar se hace una inversión esperando que dure el máximo tiempo posible. Y lo mismo ocurre con la cristalería. A pesar de que muchos de las copas y vasos que componen cualquier conjunto de cristalería no se usen a diario son tan frágiles que hay que realizarles una serie de cuidados para conseguir que duren lo máximo posible.

Cuando se compra una nueva vajilla en el hogar se hace una inversión esperando que dure el máximo tiempo posible. Y lo mismo ocurre con la cristalería. A pesar de que muchos de las copas y vasos que componen cualquier conjunto de cristalería no se usen a diario son tan frágiles que hay que realizarles una serie de cuidados para conseguir que duren lo máximo posible.

Así, en este artículo hemos reunido algunos trucos sencillos que te serán de gran ayuda para cuidar la cristalería de tu hogar y conseguir que las piezas luzcan como el primer día.

  • Pule con levadura y agua

Una manera de conseguir que las piezas de cristalería brillen como nunca es puliéndolas con levadura y agua. Debes hacer una mezcla de agua y levadura para que las copas y tazas de café luzcan como nuevas sin importar el tiempo que pase.

Para hacer esta mezcla, coge un bol y amasa la levadura con agua hasta conseguir una pasta fina. Coge un paño suave, sumérgelo en la mezcla y empieza a frotar la cristalería. Luego aclara con agua abundante. Y por último saca un poco de brillo con un paño seco y suave. Seguro que el aspecto de las copas cambia como nunca.

  • Resalta el brillo

Un truco casero para conseguir brillo en la cristalería es con vinagre. Si quieres que toda tu cristalería tenga un brillo más especial, debes lavar las piezas en agua caliente con un chorrito de vinagre. Acláralas y sécalas bien con un trapo de hilo o algodón.

  • Ponlas en la posición correcta

Las piezas de cristalería delicada suelen sufrir una pequeña rotura o mueca en el borde, a causa de algún pequeño golpe. Esto también puede ocurrir sacándoles brillo con agua caliente. La manera de evitar esto es teniendo precaución de no ponerlas en el lado del fregadero en posición vertical, si no tumbadas y con cuidado.

  • Disimula las desportilladuras

Las pequeñas desportilladuras que hay a veces en los bordes de muchas copas o vasos se pueden disimular si se frotan con sumo cuidado con un papel de lija. Pásalo por el borde de la copa hasta conseguir que el borde quede liso para posteriormente alisar el resto del borde y que quede alineado.

  • Cuidado con los vasos apilados

Si al sacar toda la cristalería, te encuentras algunos vasos apilados, puedes separarlos llenando el bajo de abajo con agua fría y dar unos golpecitos hasta conseguir que el agua pase y haga que el vaso atascado, resbale.

Si con ese método aún se sigue resistiendo, prueba a meterlos en un bol, poner varios cubitos de hielo en el vaso superior y echar agua caliente en el bol. Este contraste de temperatura seguro que surtirá efecto.

  • Guárdalas correctamente

“Las copas y vasos no deben ir apilados bajo ningún concepto. Se deben colocar de pie y separadas entre ellas por al menos unos centímetros para evitar que se estropeen los bordes”, explican desde Giona Company, tienda online de suministros para hostelería.

Y tanto a la hora de lavarlas como a la hora de secarlas y colocarlas el espacio que se emplea para ello es fundamental para evitar que se rompan o se pique algún borde y así favorecer a su duración y mantenimiento.

Y puede parecer lógico guardar las copas boca abajo para así evitar que entre polvo, pero, todo lo contrario. Nunca se deben guardar boca abajo. Y es que colocarlas boca arriba es la posición más segura para cuidar de ellas ya que no hay peso sobre el borde y el aire no queda atrapado en el interior, evitando que el cristal se congestione y no pueda respirar.

Si el polvo es lo que te preocupa, dales un enjuague rápido y luego seca el vidrio con una toalla limpia y problema resuelto. Además, esto lo puedes hacer rápidamente de vez en cuando o cuando las vayas a utilizar, ya que si guardas las copas en un mueble no acumularán demasiado polvo.

  • Trata con cuidado las piezas

Por supuesto, no está de más recordar que si se quiere conseguir que las copas y piezas de cristalería duren lo máximo posible se deben tratar con cuidado. Así, se deben evitar lo golpes bruscos o los brindis con demasiada fuerza.

Si sigues estos pasos y tratas con cuidado las copas cada vez que las utilices seguro que consiguen que las piezas de cristalería te duren muchos años. Y además, relucirán como el primer día.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Ha llegado la Edad de Oro de la pizarra en los hogares

Cada cual configura su hogar como más le gusta o como entiende que más comodidad va a obtener de esa configuración. Estamos en un momento en el que, a causa del confinamiento, existe una mayor concienciación al respecto de la importancia que tiene el hecho de disponer de la vivienda que más se adapte a nuestras necesidades.

El arte urbano triunfa en España

En España, tenemos una de las mejores ofertas de ocio que se puedan encontrar a lo largo y ancho de todo el mundo. Y eso debería ser un motivo de orgullo tremendo para todas las personas que vivimos en el interior de nuestras fronteras. Por una parte, disponemos de un clima espectacular en muchos de nuestros pueblos y ciudades, lo que beneficia en gran medida que podamos hacer un montón de cosas al aire libre, como deporte, fiestas y eventos culturales.

7 consejos para cuidar tus dientes si tienes diabetes

En España hay más de 6 millones de personas diagnosticadas con diabetes. Y las personas que padecen esta enfermedad son más propensas a padecer diferentes afecciones bucodentales como caries, candidiasis oral, úlceras, xerostomía y enfermedad periodontal. Por ello, en este artículo vamos a indicar 7 consejos para cuidar los dientes si eres diabético.